Usted está aquí: InicioNoticias

¿ Salvarán las criptomonedas como Bitcoin a la industria de la música ?

Fuente:  El Mundo.es, 23/07/2015

-El centro de innovación de la prestigiosa Berklee College of Music propone una Carta de Derechos de los Creadores: El 20%-50% de los ingresos de la industria no les llegan

-El artista David Byrne y el comanager de Pj Harvey y Radiohead apadrinan el estudio 'Música Limpia', que ofrece "una imagenimpecable y bastante devastadora"
Foto: El músico Daid Byrne, en una actuación en España.

El Berklee Institute for Creative Entrepeneurship (BerkleeICE), ligado a la prestigiosa Berklee College of Music de Boston (EEUU), ha elaborado un estudio sobre cómo promover un modelo más transparente y justo para la industria musical. Lo ha titulado "Música Limpia: Transparencia y Movimiento de Dinero en la Industria de la Música" y es el resultado de un año de análisis de un negocio que mueve al año 45.000 millones de dólares (41.300 millones de euros), en busca de los desafíos inherentes a la actual estructura de compensación a los creadores. Incluye propuestas en materia de impulso de licencias, y transparencia en los beneficios y en la generación de ingresos líquidos para los músicos.

El estudio expone las ineficiencias de una industria en la que "millones de dólares se distribuyen al margen de los creadores dueños de los derechos, se sellan acuerdos de licencia entre bambalinas que dejan fuera a los músicos y existen estamentos de royalty y sistemas de cuentas opacos, que resultan muchas veces imposibles de interpretar o verificar", según apunta BerkleeICE en un comunicado.

"En la medida en la que la industria de la música evoluciona y los servicios en streaming se convierten en el modelo dominante de escucha, los derechos de grabación de los artistas y los escritores de canciones y el movimiento de dinero dentro de la industria son los principales desafío al que se enfrentan los músicos", afirma Allen Bargfrede, líder del proyecto Rethink Music, la plataforma que sirve de base para el estudio.

Las resoluciones que propone incluyen ideas para una mejor adopción de tecnologías que pueden reforzar los resortes de la industria musical, "gravemente desaparecidos en el entorno actual, ya que múltiples estimaciones indican que entre el 20% y el 50% de los pagos musicales no se realizan a los propietarios de los derechos". Asimismo, recomienda la creación de una Carta de Derechos de los Creadores, que establezca unos estándares de un trato ético a los músicos, los artistas y otros creadores. Esa Carta debe poner de relieve que todos los músicos merecen una compensación justa por su arte y todo creador merece ser incluido en el conjunto del sistema de pagos.

El estudio insta a desarrollar también: Un Sello de la Música Justa (Fair Music), similar a un certificado de comercio justo; un sistema de almacenamiento de datos sobre derechos descentralizado, controlado por una organización sin ánimo de lucro, que reduzca las reclamaciones por impago de royalties; una tecnología blockchain, como la que sirve de base para bitcoin y otras criptomonedas, que permita controlar y seguir online los pagos que van directamente desde los fans hasta los creadores de música; e iniciativas en materia de educación en las que se expliquen los derechos de los músicos y el funcionamiento de la industria.

"Se está produciendo una revolución en el negocio de los media hoy, y en cierto sentido la clase creativa está siendo un observador pasivo", afirma el director de BerkleeICE, Panos Panay.

El músico David Byrne, que apadrina el estudio, asegura que "ofrece una imagen impecable y bastante devastadora, como debe ser. Es esencial leerlo y debería ser explosivo y tener un impacto profundo", afirma.

"El timing, las aportaciones y las recomendaciones de este informe son importantes", apunta Brian Message, comanager de Nick Cave & The Bad Seeds, PJ Harvey y Radiohead, "los legisladores de Europa y Norteamérica deberían tomar nota en la medida en que buscan promover y fomentar los intereses de los creadores en la era digital, protegiéndolos de las prácticas de las corporaciones grandes titulares de los derechos, las cuales distorsionan el mercado de la música en su beneficio. No debería permitirse que persistieran los errores de la era post Napster, en detrimento de la mayoría y beneficio de unos pocos"

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto