Usted está aquí: InicioNoticias

Carlos Goñi: ´La profesión de músico está denostada hasta límites que nunca había visto´

Fuente: La Opinión A Coruña, 7/4/2014

"Los músicos somos el gremio menos corporativista del planeta. Nuestra casa, la SGAE, la hemos convertido en un circo. Hemos llegado a esto, en muchos aspectos, por culpa nuestra"

El líder de Revólver, Carlos Goñi, actuó el sábado en Expocoruña en favor del Banco de Alimentos. Compartió cartel con los coruñeses Tregua. El próximo sábado, en el Coliseum, habrá otro festival solidario, con la participación de Los Suaves, Rosendo, Miguel Costas, Tregua y Reincidentes, en el primer Oístes Rock.

-El destino de recaudación de los conciertos benéficos parece haber variado en los últimos años.

-Lamentablemente sí. Tenemos que echar una mano en nuestra casa, algo a lo que no estábamos acostumbrados. Por mucho que diga el señor Montoro de la recuperación, están metiendo cizaña en todo. La canción El mismo hombre habla sobre desempleo y tiene casi dieciocho años. Si sigue de actualidad es porque no se han sabido hacer bien las cosas.

-¿Cómo surgió la oportunidad de colaborar con Tregua?

-Fue muy sencillo, me enviaron la canción, me gustó y lo hice. Para que me una a algo así tiene que gustarme mucho lo que escucho.

 

-¿Hay sitio para este tipo de bandas en el mercado actual?

-La verdad es que no sé si hay sitio ni para todos nosotros, es lo que más me preocupa. Siento que la profesión está denostada hasta límites que no había visto antes.

-¿Incluso para los que llevan tocando desde los ochenta?

-Sí, aunque yo no me quejo porque los sitios en los que toco suelen estar llenos. Sigo trabajando pero ahora está todo muy complicado.

-¿Necesitaba grabar Enjoy tras el sonido diferente de Argan?

-Soy tremendamente inquieto y hay muchísimas músicas que me gustan. Es un terreno muy vasto como para delimitarse solo a un tipo concreto. Cierto que en los últimos años trabajé más en acústicos, pero ahora me apetecía justo lo contrario.

-¿Tocar en acústico o eléctrico es una cuestión de edad?

-Depende de cada momento. Hay muchas bandas que deciden hacer acústicos, pero a mí no me apetece. No sé por qué en España se tiene tan en cuenta lo acústico y lo eléctrico. Si tuviese que quedarme con la carrera de alguien sería, sin lugar a dudas, la de Neil Young, ya sea con Crazy Horse o él solo. Me gusta su discurso y ya está, de la manera que sea. Lo que intento hacer es lo que me dicta el corazón.

-¿Qué le dicta para su próximo trabajo?

-Pues es bastante duro. La crónica social tiene mucho peso, pero mis discos suelen tener un balance porque mi vida es así o así la veo. En mí conviven la crónica social y la línea entre amor y odio, que es prácticamente imperceptible.

-Hace poco, Montoro anunció que bajaría los impuestos, ¿cree que afectaría al IVA cultural?

-Los músicos somos el gremio menos corporativista del planeta, al menos en España. Ni hemos luchado lo suficiente ni hemos tenido a los dirigentes adecuados. Nuestra propia casa, la SGAE, la hemos convertido en un circo. Hemos llegado a esto, en muchos aspectos, por culpa nuestra. Luego llegan los del cine y les hacen caso.

-¿Hay un sesgo dentro de la propia cultura?

-El sesgo está en la sociedad: si pataleas te hacen caso y, si no, te dejan para el final. Con que el fútbol y la Iglesia pagasen lo suyo, seguro que no habría que recortar tanto en sanidad y en educación

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto