Usted está aquí: InicioNoticias

Música rica, Músicos pobres

Fuente: El Adelantado.com, 4/4/2014
Por Jesús Eloy García - Cuéllar

El domingo pasado, en "Alfonsa de la Torre", escuchamos una música diferente. Música del siglo XVI, rescatada y ejecutada con mucho cariño y trabajo. Vimos hasta nueve ministriles en distintas formaciones, según las piezas. Todas diferentes y todas con un sabor a antiguo, que no viejo, tejiendo un cordón que nos lleva al origen de lo que han sido las músicas populares por siglos.
Hoy los músicos vuelven a ser humildes ministriles. La llegada de la gran red está siendo demoledora para la música. Antes los considerábamos artistas, creadores, intérpretes de los sentimientos del alma humana... Ahora han vuelto a ser simples currantes, como eran en las cortes de nobles y reyes, de catedrales y de cofradías; "ministrillos", humildes instrumentistas de viento al servicio de quien les pagara algo y que, normalmente, necesitaban completar su sustento con otro oficio.
Ahora se ha instalado el "todo gratis". No se valora el trabajo de la gente que dedica su vida a la música. Es impensable cobrar un precio digno por el trabajo, vender un CD, o vivir de la música. Ponemos por excusa que todos los músicos son millonarios, que se forran a nuestra costa. Nos estamos cargando la música. Simplemente nos queda el directo de pequeño formato, para que los ministriles del siglo XXI puedan seguir ejerciendo su oficio.
La música, como otras artes, ya no cotiza en nuestra bolsa de valores. Se deja en manos de maquinitas que los ingenieros manipulan hábilmente para entretenernos. Hoy los ministriles pelean por abrirse hueco, en el metro, en pequeñas Escuelas de Música, en bares y pubs donde los está apartando la tecnología punta. ¡No queremos músicos artistas! Vuelven a ser ministrillos, simples obreros de la música. Por eso hay que decir "gracias" a estos ministriles que siguen tocando para nosotros mientras el Titanic se hunde.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto