Usted está aquí: Inicio

Temudas Festival, balance final

Fuente: Artículo publicado por Enrique Mateu en Canarias Cultura.com el 20/08/2013

El Temudas Fest es uno de los festivales que se realizan en las Islas y que están financiados por una administración. En este caso concreto se trata del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Su última edición tuvo lugar el pasado mes de julio y obtuvo un gran éxito de público, que pudo acceder a todas las actividades de forma gratuita.

El balance artístico ha sido 4 espectáculos al aire libre desarrollados por una empresa inglesa (Wired Aerial Theatre), una alemana (PAN.OPTIKUM), una francesa (La Salamandre), y una catalana (La Fura dels Baus). El concierto en el muelle The Opera Experience interpretado por la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y Coro OFGC. El Temudas Actúa para canarios en el que participaron 100 artistas locales y que contó con la participación de la Cadena Ser. Un concurso Internacional de Arte Urbano con artistas del graffiti y un programa complementario con conciertos y exhibiciones de BMX Flatlan que contó con la colaboración de la Terraza Kopa, Mojo Club, Marea Baja, Nasdaq y Platea para la parte musical, y Red Bull, para la deportiva.

 

El balance económico, según precisó María Isabel García Bolta, Concejal de Gobierno del Área de Educación, Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, estuvo en torno a los 400.000 euros. No sabemos si esto incluyen las aportaciones de los distintos colaboradores privados. Pero lo que sí sabemos es que del importe total; 2.500 euros fueron para premios del concurso de graffiti, y que los 100 artistas canarios que participaron en el Temudas Actúa y los artistas que participaron en el programa complementario no cobraron un euro.

No se sabe a ciencia cierta, con estos datos, que porcentaje de esos presuntos 400.000 euros repercutió en las denominadas 'industrias culturales y creativas' canarias. Lo que sí parece evidente es que Wired Aerial Theatre, PAN.OPTIKUM, La Salamandre y La Fura dels Baus se llevaron buena parte de ese presupuesto a sus países de origen donde pagaron sus impuestos allí y donde se gastaron o invirtieron sus ganancias, como es natural.

Pues el balance final, para mí, resulta nefasto. Si ya de por sí resulta inconcebible que con el dinero público se gaste más en importar que en invertir en producto local, en una situación de emergencia total como es la que padece Canarias en estos tiempos resulta ya un insulto.

No se trata de que cerremos las puertas al mundo, no se trata de que no importemos nada. Se trata de que, exactamente igual que hacen ellos, cuidemos especialmente lo nuestro apoyándolo y creando economía, fortaleza, recursos y trabajo.

Si de esos 400.000 euros se hubiera invertido al menos 300.000 en contratar a los artistas canarios en vez de convocarlos a un concurso con un premio de 2.000 euros para el primero o, peor todavía, a participar sin cobrar nada y encima renunciando a sus derechos de autor (firmando un contrato como el que aparece al final de este artículo), esos 300.000 euros hubieran servido para generar riqueza en las Islas, para que los artistas canarios pudieran crecer, hubieran generado IGIC, IRPF y demás impuestos, y además ese dinero hubiera acabado en nuestros supermercados, en nuestras tiendas y en definitiva, en nuestra economía. No se hubiera ido, se hubiera quedado y la industria local habría crecido.

La excusa jamás podrá ser que en Canarias no tenemos artistas de 'ese nivel'. Primero porque no es cierto. Y segundo porque aunque lo fuera, la única forma de que en Canarias llegáramos a tener 'ese nivel' sería precisamente apoyando a nuestro talento desde el principio y no permitiendo que emigre por inanición o se malogre por abandono.

Gastar la gran parte de un presupuesto público de cultura en importar... ¿Es acaso buena política cultural? ¿Es buen ejemplo para la ciudadanía? ¿Es admisible con la que está cayendo?

Si esto lo aplicamos a otras actividades económicas canarias... ¿Deben entonces las administraciones canarias apoyar el vino blanco Riesling en vez de al Malvasía de Lanzarote? ¿O a las bananas colombianas en vez del plátano canario? ¿O las camisetas Kukuxumusu en vez de las de Sunchun? ¿O al queso francés en vez del majorero? ¿O la txalaparta en vez de al timple? ¿O los puertos marroquíes en vez de los puertos canarios? ¿O los hoteles de Ibiza en vez de nuestras instalaciones hoteleras? ¿O los paisajes de las Azores frente a los nuestros?...

Y esto que ahora se denuncia porque pasa con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria puede aplicarse prácticamente a todos nuestros ayuntamientos, cabildos y gobierno. Tenemos que reflexionar y aplicar, de una vez por todas, medidas que protejan nuestra economía y desarrollo. Políticas encaminadas a la inversión local frente al gasto en la importación. Políticas que ayuden a la exportación de nuestros productos, ya sean culturales, tecnológicos, agrarios o de servicios, en vez de potenciar el gasto en la importación, en traer tantísimo de fuera y con un coste tan brutal a todos los niveles.

Esta situación la viene denunciando el sector de las industrias culturales y creativas de las Islas desde hace años. Aparece en todos los estudios sobre la situación de la cultura en las Islas como es el caso del Plan Canario de la Cultura. Y es tan de sentido común que sorprende con la tranquilidad con la que se sigue incumpliendo por parte de la mayoría de los responsables de cultura de las distintas administraciones.

Contrato para el Temudas Actúa según la página de la Cadena Ser:
 http://blogs.cadenaser.com/formularios/reglamento-participacion-actua-las-palmas-de-gran-canaria/

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto